Carlos Cuauhtémoc Sánchez presentó en la FIL32 su trigésimo cuarto libro, Emerge o muere, y en entrevista nos platicó sobre lo que considera la clave de su avasallador éxito y del Premio Literario que ganó gracias al mismísimo Juan Rulfo.

Fiel a su técnica de escritura, en Emerge o muere (Diamante), Sánchez se sirve de una historia basada en hechos reales. En esta ocasión, Benjamín, un médico renombrado comete un error en el quirófano y debe enfrentar a la Junta Médica, pero por esos mismos días luego provoca la muerte de su esposa y pierde la custodia de su hija. ¿Hay forma de reponerse a ello?, le preguntamos al celebre autor de Juventud en éxtasis (Diamante). “Efectivamente es una situación extrema —dice—. Todas las personas hemos perdido algo y esa es la razón de este planteamiento, un planteamiento extremo donde alguien pierde todo en la vida: dinero, prestigio, su trabajo, a su familia, a su esposa; tiene un gran sentido de culpa, y a partir de ahí tiene que reconstruirse. Es muy difícil pero el libro plantea un método que le llamamos Mentalidad Enfocada a Resultados (mer), que es dejar de traer sobre los hombros la carga de la culpa, del pasado y de lo que perdimos y de la sensación de estar recuperándonos para comenzar desde cero con nuestra nueva realidad y crear nuevos resultados a partir de esa perdida para volver a ganar”. En el libro, Benjamín confiesa ser el responsable de la muerte de su esposa. El libro de Sánchez intenta dar el mensaje de que aun de esas honduras es posible emerger. “Los errores tienen un costo —reflexiona—. Cada vez que cometemos un error hay que pagar un costo, pero una vez que pagas tu error, quien quiera que sea y el error que haya sido, tienes el derecho a levantarte, a reconstruirte; y no solamente el derecho, sino la propia obligación, porque por eso estamos vivos. Estar vivos nos compromete con una realidad y con un futuro y con una misión que cumplir, y esa misión comienza con nuestra propia reconstrucción para dejar de perder y comenzar a ganar”. Benjamín, el personaje central en Emerge o muere, es aficionado a contener la respiración bajo el agua y romper sus marcas. Carlos Cuauhtémoc Sánchez usa esta analogía para sugerir que a veces nos la pasamos sumergidos bajo nuestros problemas, como conteniendo la respiración, debatiéndonos entre salir o no hacerlo. “Cuando perdemos, cuando somos agredidos —dice Sánchez—, solemos decir ‘¡Ya lo va a pagar!, ¡La vida lo hará pagar, pero yo no quiero hacer nada!’. Caemos en un ánimo de retraimiento, de encierro e incluso de depresión. Pero lo que debemos hacer es dejar de aguantar la respiración, dejar de estar encerrados en nosotros mismos o en nuestra habitación y salir a respirar de nuevo”.

LA CLAVE DE SU ÉXITO

Carlos Cuauhtémoc Sánchez es el autor más leído en lengua española y el más difundido en el mundo hispano. Tras tantos años, ha podido explicarse el éxito de su carrera: “Mis libros están basados casi todos en hechos reales y son obras que presentan una historia normalmente dramática de resiliencia en la que el personaje tiene que crecer a partir de problemáticas con las cuales mucha gente se identifica. Quizá es por eso que se han difundido”.

“GANÉ GRACIAS A JUAN RULFO”

En su juventud, Sánchez fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura y también con el Premio Nacional de la Juventud. Acerca de la presea literaria, nos platica: “Tenía diecinueve años y escribí el libro que se llama Los ojos de mi princesa (Diamante), que entonces se llamaba Te extrañaré. En la convocatoria del Premio Nacional de la Juventud había un requisito: que el candidato fuera avalado por algún escritor conocido que pudiera decir que sus letras eran dignas o buenas. Yo era profesor de literatura en una preparatoria, a esa edad, y le comenté a mis alumnos que estaba a punto de entrar a ese concurso. Una de mis alumnas me dijo que su mamá trabajaba como secretaria de Juan Rulfo, que era entonces el director general del Instituto Nacional Indigenista, ella me contactó con su mamá y tuvimos una cita. Le llevé mi libro a Juan Rulfo, que lo tuvo consigo un tiempo porque me dijo que lo iba a leer; y después de un tiempo me llamó y me entregó una carta que él había escrito en la que decía que para él era un honor hablar de la gran calidad literaria de esta obra de un autor joven, y esa carta fue la que era la portada de la presentación cuando entregué el libro al jurado”. +

Mis libros presentan historias de resiliencia en las que el personaje tiene que crecer a partir de problemáticas con las cuales mucha gente se identifica.

Carlos Cuauhtémoc Sánchez

https://www.youtube.com/watch?v=2sPxBpzoUW4&feature=youtu.be